Google deberá olvidar a subastero condenado que ya ha cumplido la pena

subastero-derecho-al-olvidoDurante los años 1987, 1994, 1995 y 1997 se publicaron en diversos medios de comunicación noticias relacionadas con la desarticulación de grupos de subasteros que amañaban las pujas en las subastas judiciales de los juzgados de Madrid. Uno de los condenados solicitó el derecho al olvido y se le ha concedido, debiendo Google eliminar de su índice estas noticias cuando alguien realice una búsqueda con el nombre del afectado.

El 21 de noviembre de 2014 el afectado solicitó a Google que eliminara de su índice de resultados un total de 7 noticias publicadas en medios de comunicación en los años 1987, 1994, 1995 y 1997, en referencia a la desarticulación de grupos de subasteros que amañaban las pujas en los juzgados de Madrid. La noticia de 1997 informa sobre la absolución de 27 de los 42 condenados y la reducción de la pena de los restantes, entre los que se encuentra el interesado, por parte del Tribunal Supremo.

Google denegó al interesado su petición considerando que la información a la que hace referencia las noticias se debe considerar de interés público, por lo que no procede desindexar ningún resultado.

Ante la negativa de Google, el interesado acudió a la Agencia Española de Protección de Datos, solicitando su tutela.

Planteada la contienda en la Agencia, Google volvió a manifestar que denegó la solicitud al considerar que la información que ofrecían los medios de comunicación es de interés público.

Por su parte, el interesado aportó un CD, en el que se dan por reproducidos los fundamentos relativos a la Sentencia Nº 692/1997 del Tribunal Supremo – Sala de lo Penal de fecha 7 de noviembre de 1997, incoado por el Juzgado de Instrucción Nº 24 de Madrid, en procedimiento abreviado con el Nº 4155 de 1989”. En la citada Sentencia se le absuelve de dos delitos de los que se le venía
acusando y se le condena por dos delitos de cohecho con pena de tres meses de arresto mayor, accesorias, multa y pago proporcional de las costas causadas.

La Agencia acude a la Sentencia del Tribunal de la Unión Europea de 13 de mayo de 2014, indicando que en su apartado 28, declara que “al explorar Internet de manera automatizada, constante y sistemática en busca de la información que allí se publica, el gestor de un motor de búsqueda recoge tales datos que extrae, registra y organiza posteriormente en el marco de sus programas de indexación, conserva en sus servidores y, en su caso, comunica y facilita el acceso a sus usuarios en forma de listas de resultados de sus búsquedas. Ya que estas operaciones están recogidas de forma explícita e incondicional en el artículo 2, letra b), de la Directiva 95/46, deben calificarse de tratamiento en el sentido de dicha disposición, sin que sea relevante que el gestor del motor de búsqueda también realice las mismas operaciones con otros tipos de información y no distinga entre estos y los datos personales. (…) Apartado 41: (…) la actividad de un motor de búsqueda, que consiste en hallar información publicada o puesta en Internet por terceros, indexarla de manera automática, almacenarla temporalmente y, por último, ponerla a disposición de los internautas según un orden de preferencia determinado, debe calificarse de tratamiento de datos personales, en el sentido de dicho artículo 2, letra b), cuando esa información contiene datos personales y, por otro, el gestor de un motor de búsqueda debe considerarse responsable de dicho tratamiento, en el sentido del mencionado artículo 2, letra d).

Consecuentemente, el tratamiento de datos de carácter personal que realiza el gestor de un motor de búsqueda permite que de un “nombre” se obtenga una lista de resultados que ofrezcan información sobre una persona que pueda afectar a su ámbito privado. Una vez que el interesado ha presentado su solicitud de cancelación de sus datos personales ante el motor de búsqueda, deberá examinarla y proceder, en su caso, a la supresión de los enlaces concretos de la lista de resultados, sin que previa o simultáneamente se tenga que acudir al responsable del sitio web.

En atención al caso concreto planteado ante la Agencia, se entiende que a pesar de que el tratamiento de los datos del interesado en los enlaces reclamados en los que son accesibles, fue inicialmente lícito, procede la exclusión de los datos personales del reclamante al tratarse de datos obsoletos, excesivos al aportar la sentencia del Tribunal Supremo que impone una pena cumplida sobradamente y no concurrir “interés preponderante del público en tener acceso a esta información” a través de una búsqueda en Internet “que verse sobre el nombre de esa persona”.

Es decir, que tanto en función del tiempo transcurrido, como del hecho de que la pena que se le impuso al interesado ya la había cumplido, procede que el buscador Google retire de su índice los enlaces a esas noticias que aparecen al buscar por su nombre y apellidos.

Resumen del caso:


El solicitante es personaje público:
 NO.
Fuente de la información: hemeroteca de medio de comunicación.
Naturaleza de la información: noticia sobre desarticulación de subasteros.
Antigüedad de la información: Entre  20 y 19 años (noticias publicadas entre 1987 y 1997).
Resultado: el buscador debe desindexar los resultados.
Motivo: información obsoleta.
Resolución

RELACIONADO

abogado apropiacion indebida

Google deberá eliminar una noticia del año 2003 relacionada con un delito de apropiación indebida

En el año 2003, un medio de comunicación publicó una noticia en la que detallaba …